Informe sobre el estado de la transformación digital, EMEA, 2020

Internet se ha convertido en la nueva red
corporativa, permitiendo el trabajo desde
cualquier lugar

Antes de la pandemia, las empresas migraban activamente las aplicaciones privadas a las nubes públicas y permitían a algunos usuarios acceder a las
aplicaciones desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo. En respuesta a la crisis mundial, los empleados y las empresas adoptaron rápidamente este
nuevo estilo de trabajo flexible incluso en mayor medida. Esto ha creado una proliferación de perímetros de seguridad en torno a los usuarios, dispositivos y
aplicaciones. Las empresas evalúan los conceptos de seguridad emergentes para hacer frente a estos nuevos requisitos.

Trabajar a distancia significa que los empleados tienen la libertad de acceder a los datos desde prácticamente cualquier lugar, pero esta libertad también conlleva retos en cuanto a la mitigación del riesgo empresarial, ya que las infraestructuras heredadas no fueron diseñadas para gestionar una fuerza laboral cada vez más móvil. Los equipos de informática deben permitir que los empleados trabajen desde cualquier lugar de forma rápida y segura sin interrupciones en el negocio. Esto puede parecer una tarea desalentadora, pero la solución está en la nube; la nube es lo que las empresas necesitan cuando la ubicación ya no importa.

An image of Zscaler Italy, Whitepapers, Informe sobre el estado de la transformación digital, EMEA, 2020
An image of Zscaler Italy, Whitepapers, Informe sobre el estado de la transformación digital, EMEA, 2020